es constitucional, no confundas

Violencia y pistoleros en Trujillo

Violencia y pistoleros en Trujillo

Publicado: 2019-10-09


Señal de Alerta

por Herbert Mujica Rojas

9-10-2019

Violencia y pistoleros en Trujillo


El sábado 5, poco antes de las 8 pm, en la cuadra 5 de la céntrica calle Pizarro en Trujillo, fui actor, protagonista de una carrera y víctima de un suceso que involucró a un pistolero de brazo largo, tez casi negra, una motocicleta muy bien alertada y con chofer premunido de un arma de fuego.

Sí, en efecto, por andar en coordinaciones telefónicas con Lima y en virtud de la misión de trabajo que me llevó el fin de semana a la capital liberteña, un sujeto delgado pero musculoso y que me espetó insolente mientras huía: “ya perdiste vale” a la par que lo perseguía, me robó el celular.

No había, para mala suerte mía, ni un policía o guardián municipal por los alrededores. Un par de ciudadanos de buena voluntad corrieron detrás mío, acompañándome en la quijotesca tarea de enfrentar al caco. Cuando vimos el arma exhibida por el de la motocicleta, todos –yo el primero- abandonamos la persecución. Mi modesta existencia no se equipara al valor monetario del celular arranchado.

Agitado opté por llamar a la empresa operadora. Y por un segundo busqué el celular en mi casaca para reparar, en micras de tiempo, que había sido despojado del mismo. La dueña de un negocio de ropa me prestó su teléfono e hice el bloqueo tanto del chip como del aparato. Me garantizaron que el famoso adminículo ya no servía para nada.

¿No saben los rateros que la simple comunicación y las 100 respuestas satisfactoriamente emitidas, convierten al celular en un pedazo de metal, absolutamente inservible? Si carecen de esta información es que son sumamente estúpidos. A tenor de lo acontecido, su habilidad y posición estratégica, no se trataba de elementos brutos. Sabían lo que hacían, no obstante sigo preguntándome ¿qué pueden hacer con el hurto?

Para muchos, los más, el celular sirve como distracción, combate contra la soledad, máquina fotográfica y ¡sanseacabó! Pertenezco al raro mundo de quienes manejan el teléfono como una herramienta de comunicación para temas sensibles y básicamente de trabajo. Whatsapp, Telegram, Messenger, Facebook, Instagram, Google y etcétera, sirven para tareas y la difusión de no pocos artículos de propuesta, polémica y generación de ideas. Es una oficina ambulante que conserva números y nombres. Estar sin él, deviene en una sensación sumamente rara.

Debo decir que toda la información más sensible la conservo en otros lugares y bajo códigos difíciles de desentrañar. Lo divertido es que si alguien atravesara semejantes fronteras, encontraría ¡a lo más! S/ 40 o menos soles.

El celular de marras me fue obsequiado, un par de años atrás, por una persona amable que tuvo esa gentileza fraterna. Era de alta gama y muy bonito. Hay que decir también que lo usaba profusamente. Mi consuelo es que el ladronzuelo foráneo que lo robó, no podrá tener línea ni hacer funcionar el aparato. Sin soga, ni cabra. Y yo, sin celular.

Pasar sábado por la noche, todo el domingo y el retorno a Lima sin comunicarme telefónicamente fue un suceso demasiado raro.

La seguridad ciudadana en Trujillo es deficiente. Los robos, asaltos, violencia, no son nuevos en esta ciudad, datan desde hace más de 40 años. Hasta un policía creyó que hacer justicia por mano propia era una buena medida. Sé que le va mal en los juicios ulteriores.

Sí que es pesarosamente novedoso el grado de violencia, el discurrir de bandas armadas con perfecto conocimiento de la topografía de escape y el origen foráneo de sus integrantes. En La Libertad hay más ciudadanos venezolanos que en muchas otras partes del país. Así lo dicen los propios lugareños.

Con un teléfono, que llamaríamos “chancho”, pretendo reconstruir la robusta red de comunicaciones y seguir en el combate. Fue una derrota, pero la guerra sigue en pie y en aquella persisto firme y sin temores.


Escrito por

herbertmujicarojas

¿Será lícito describirse uno mismo? Al servicio y consagración de las causas populares. Nada hay más importante que procurar la victoria de los ideales que pasan por un Perú libre, justo y culto.


Publicado en

herbertmujicarojas

Just another Lamula.pe weblog