No se relaja y se queda en casa

Clubes electorales ¿y la cuestión del poder?

Clubes electorales ¿y la cuestión del poder?

Publicado: 2020-06-08


Señal de Alerta

por Herbert Mujica Rojas

8-6-2020

Clubes electorales ¿y la cuestión del poder?


Casi un axioma irrefutable, en Perú no hay partidos políticos. Son más bien, al modo del civilismo retrógrado, cuchipandas anhelantes de una diputación o senaduría, un cargo que le resuelva el problema personal y, a lo más, una formalidad que paga todos los fines de mes con honores y protocolos.

¿Y la cuestión del poder?

No parece la cuestión del poder y la captura de los instrumentos desde los cuales ejercer el poder, un tema central de polémica o propuesta en los clubes electorales. ¡Basta el cargo y sanseacabó!

Quienes sí tienen muy claro que la captura del Estado equivale en la mayoría de casos, al engrilletamiento del poder con beneficios pingues hacia un reducido grupo de mandones, son los que mueven la economía, distribuyen los préstamos que hace el Estado e imponen las tasas y porcentajes en la venta y comercialización de facilidades financieras o productos. ¡Son los que cortan el jamón en Perú!

¿Qué hacen nuestros clubes electorales? Nada importante. Se devanan los sesos pensando en candidaturas y no pocos viven autoengañados de sus “carismas”, atractivos, dotes o lo que ellos reputan como virtudes para encandilar al electorado. En Perú el asunto es muy serio porque hay individuos que no son conocidos ¡ni en sus casas! pero tienen sueños de opio y droga alucinógena.

No se trata sólo de la captura del Estado y algo de poder sino de promover una acción en beneficio de las grandes colectividades. De lo contrario podríamos felicitar a los que sí saben qué y cómo lo obtienen que son minúsculas colectividades acostumbradas al lucro del capitalismo salvaje, al irrespeto a las leyes laborales amparadas en la llamada Carta Magna de 1993.

Si los clubes electorales, de probada miopía censurable, no son más que refugio de caza-puestos, ¿qué hacen los sindicatos o grandes corporaciones de trabajadores? A partir del primer gobierno de Fujimori y su política antilaboral, los colectivos empezaron a amainar su influencia hasta casi desaparecer y figurar tan solo en el papel. ¿Podrían todas las centrales convocar a un paro general como el acontencido el 19 de julio de 1977? Me temo que la respuesta es negativa. Falta de fuerza, respaldo y efectividad, signan hoy el pálido actuar de las organizaciones de base.

¿Es importante definir para qué se quiere ganar elecciones y colocar a representantes al Congreso y al Ejecutivo? Sin duda que sí. Ocurre que la pereza intelectual y de propuesta de los clubes electorales, a veces llamados partidos políticos, garantiza una mísera polémica en torno al acápite.

La “política real” es aquella que ofrece el sistema cuando el incendiario en las calles pasa a ser el bombero en la curul o en la silla ministerial. Entonces las esperanzas de pan con libertad y justicia social entran en coma inducido y ¡a acomodarse con los mandones de turno!

Mientras que los intelectuales o estudiosos de los clubes electorales confinen sus “ambiciones” a solucionar sus fines de mes y las ollas privadas, no habrá despertar de la conciencia en los partidos que debieran ser escuela de funcionarios, honestos y en favor de las mayorías nacionales.

Llamar la atención sobre un territorio cuasi ignorado en nuestros días, la cuestión del poder, constituye un deber ineludible. Que los poderosos no quieran hacerlo se puede entender como una elusión mañosa, pero que quienes pretenden hacer obra y hacerlo con honradez, se hagan los bobos, sí que es un crimen contra la sociedad. ¡Imperdonable!


Escrito por

herbertmujicarojas

¿Será lícito describirse uno mismo? Al servicio y consagración de las causas populares. Nada hay más importante que procurar la victoria de los ideales que pasan por un Perú libre, justo y culto.


Publicado en

herbertmujicarojas

Just another Lamula.pe weblog