#CómoSalimosDeEsta

Educación y autoridad

Educación y autoridad

Publicado: 2022-11-24


Educación y autoridad

por Joan Guimaray; joanguimaray@gmail.com


24-11-2022

Cuando la educación colapsa, las cabezas se aletargan, las actitudes se desequilibran, las mentes se nublan, el entendimiento se obscurece, la autoridad desaparece, consecuentemente, el Estado, el gobierno y todas las entidades públicas decaen, se hunden, se arruinan. Eso, es lo que lamentablemente está sucediendo en el país.

Es decir, la educación que creaba ideas, quebró. Aquella que generaba pensamientos –¬¬para servir de columna, de soporte y de sostén a toda la estructura administrativa del país que viene a ser el Estado–, fracasó. De modo que, lo que queda ahora, ya sólo es una mediana instrucción que no despierta la actitud creadora, ni estimula la inquietud imaginativa, mucho menos motiva tener nobles sueños.

Precisamente por eso, ahora abundan los instruidos con doctorados, pero sin luces para ver los males del país. Sobran los adiestrados con maestrías, pero sin reflejos para advertir la causa de los problemas. Proliferan los aleccionados con licenciaturas, pero sin agudeza para resolver las dificultades que laceran a la patria. Sus humanas existencias sólo exhiben ego, vanidad y voluntarismo, pero nada de capacidad, nada de brillantez, nada de competencia, a pesar que esas cualidades son las que precisamente construyen la preciada autoridad, aquella que en la ciudadanía genera respeto, suscita confianza y origina aprecio.

Pero no nos extrañemos. Pues, en este dilecto país nuestro, son ya rarísimos los que aún gozan de la valorada autoridad. Ya que aquí, hasta los más altos funcionarios del gobierno, hace mucho que padecen de la falta de autoridad. Es decir, las propias “autoridades” que dirigen el destino de la patria, hace tiempo que carecen de autoridad real. Consecuentemente, el propio Estado ya no inspira ninguna autoridad.

El problema es, que los políticos y los medianos profesionales que entran a la función pública, no son productos de la educación que crea autoridad, sino, sólo son simples resultados de la escuela adocenadora y hechuras de la universidad instructora. Por eso, hablan con la voz del cobrador de combi. Se envalentonan cual malhechores salidos de los barracones. Transgreden sin pudor hasta las normas del idioma. Y, no entienden que para ocuparse de los asuntos públicos, no sólo hay que ser instruidos, sino, ante todo y sobre todo, hay que ser educados.

Es decir, para trabajar por el país, para ocuparse de la ciudadanía, para servir al prójimo, hay que ser necesariamente educado. Y, ser educado significa ser: modelo digno de admirar, paradigma que motiva seguir, ejemplo que provoca adoptar. Ser educado significa usar la razón y convencer a través de la persuasión. Ser educado significa mirar con ojos de amistad a todo conciudadano. Ser educado significa señalar los desatinos y reconocer los aciertos, tanto de los amigos como de los adversarios. Ser educado significa tener el mismo gesto para todos, sin mirar el color de las ideas, ni fijarse en el olor de los pensamientos. Ser educado significa tener amplitud de conceptos y mirar el horizonte con la sobriedad de los ojos. Ser educado significa llevar la lámpara de la civilización y el farol de la humanidad. En suma, ser educado significa poseer la mentalidad viva y la conciencia despierta como resultado del cotidiano ejercicio intelectual del ser consciente.

De la adición de estas cualidades, nace la autoridad. De la concurrencia de estas virtudes nace el liderato. Y la suma de cualidades y virtudes, inspira respeto. Precisamente por eso, la autoridad le pertenece únicamente al ser educado, a aquél que se guía estrictamente con el rigor de la lógica, con la severidad de la ética y con las pautas de la estética.

De manera que no basta ser instruido para poseer autoridad. No es suficiente tener doctorado, maestría ni licenciatura para tener autoridad. Puesto que, la autoridad emana del rigor, brota de la agudeza, surge del brillo, procede de la cadencia y nace del equilibrio que viene a ser la esencia misma de la educación.


Escrito por

herbertmujicarojas

¿Será lícito describirse uno mismo? Al servicio y consagración de las causas populares. Nada hay más importante que procurar la victoria de los ideales que pasan por un Perú libre, justo y culto.


Publicado en

herbertmujicarojas

Just another Lamula.pe weblog